BANCA ÉTICA, DINERO HUMANO


Con dinero se construyen realidades. Se levantan imperios financieros, se apoyan guerras, se hunden o elevan las energías alternativas, o se generan crisis económicas. El dinero no es neutro y ha perdido el contacto con las necesidades humanas. La banca ética pretende recuperarlo.

Desde su origen como facilitador de transacciones comerciales hasta el día de hoy, mucho ha cambiado el concepto dinero. De ser un instrumento con el que comprar y vender -sustituyendo al intercambio que muchas veces empleaba productos perecederos-, el dinero pasó a acumularse en manos de unos pocos, a moverse virtualmente por todo el planeta o a financiar gobiernos, guerras y empresas en contra de los propios ciudadanos. Nació para estar al servicio de las personas y se ha terminado convirtiendo en una cárcel para casi todos y el instrumento de poder de unos cuantos. Quizás la crisis que atravesamos nos haya hecho meditar sobre el sentido del dinero y en concreto de “nuestro” dinero, pero este cuestionamiento comenzó ya en los años setenta. Grupos en busca de justicia social, ecología, solidaridad o desarrollo empezaron a indagar y descubrieron que mientras sus ahorros estaban en el banco, eran empleados por sus dueños para financiar multinacionales, gobiernos fascistas, tabacaleras, farmacéuticas… Su lucha era absurda, porque mientras permanecían “entretenidos” luchando contra injusticias, se dieron cuenta que el dinero que creían parado estaba generando el origen de lo que precisamente estaban combatiendo.

En España tenemos varias iniciativas de este tipo, entre ellas FIARE.



Su presidente, Peru Sasia, incide en la función del dinero como origen de la banca solidaria: “El dinero es un medio de intercambio, no puede convertirse en un bien en sí mismo y actualmente lo que está ocurriendo es que el dinero se ha convertido en una mercancía. Se compra, se vende y se revende, y su único valor de mediación es referenciado a sí mismo, al propio dinero. Eso no construye sociedades mejores, ni las hace más justas, ni genera riqueza distribuible para todo el mundo. Todo se ha desvirtuado completamente y a día de hoy las entidades financieras hacen sobre todo economía especulativa, por eso han crecido tanto”.

Qué es la banca ética

La banca ética combina la rentabilidad económica de un banco tradicional, con unos valores a la hora de mover el dinero del que dispone. Normalmente sólo conceden préstamos a proyectos viables y a la vez sostenibles con el medio ambiente, o a personas que no tienen aval económico… Muchos determinan también los negocios a los que no van a dedicar dinero como comercio de drogas, tabaco, alcohol y armas, empresas de juego, explotación laboral y trabajo infantil. Entre sus valores fundamentales figura la transparencia como uno de los más importantes: cada cliente puede saber a dónde va cada euro del banco, con lo cual se asegura de que sus ahorros no financian operaciones indeseadas. Después cada banco tiene sus características propias, porque la banca ética no es uniforme.

El objetivo de Fiare es hacer intermediación financiera, hacer conexión entre el ahorro y el crédito, orientándolo a proyectos de alto impacto social, personas vulnerables, ecosistemas en riesgo. Y desean construir su iniciativa sobre una base de la participación de organizaciones sociales. Hoy ya son más de trescientas las organizaciones españolas que forman parte de esta extensa red. Su forma jurídica es la de cooperativa, que acaba de crearse, y mientras esperan a recibir la licencia de operación, realizan actividad financiera como agente de Banca Poppolare Etica, un solvente banco italiano que opera en ese país desde hace diez años y que tiene similares objetivos a Fiare. ¿Qué ofrece Fiare con respecto a otros bancos éticos de nuestro país? Peru Sasía, su presidente nos aclara que “La principal característica es que el Proyecto Fiare presta mucha atención a la cuestión de en manos de quién está el poder, la propiedad, la participación. Esto no es un capricho. A nosotros nos parece que uno de los elementos esenciales de la banca ética es su capacidad de integrarse en todo ese conjunto de alternativas a la actividad económica actual que se están produciendo. Entonces Fiare hace intermediación financiera y quiere estar íntimamente relacionada con otro tipo de organizaciones que realizan actividades económicas de manera alternativa, como comerciar, relacionarse con la tierra, crear nuevos modelos empresariales o cooperar al desarrollo del suelo empobrecido. Fiare se siente y quiere formar parte de ese colectivo, mediante dos maneras: una, añadiendo la intermediación financiera a ese conjunto de alternativas, otra construyéndose sobre la base de esas organizaciones. Los dueños de Fiare son organizaciones sociales de esos ámbitos”. Fiare apuesta por el cara a cara con el cliente y sólo concede créditos a aquellos proyectos que contribuyen a mejorar la sociedad, y favorecen a las víctimas del actual sistema económico, que consideran injusto. Pero financiar actividades con impacto social positivo no es tan sencillo, antes hay que saber cuáles son esas actividades. “Para conocer eso -continúa Peru Sasia-, hay que estar muy pegado a la realidad, conocer cuáles son los retos de la justicia en nuestras sociedades ahora mismo. No vale con ver la tele, o imaginar cuál es el crédito que más impacto mediático va a tener. Y quien nos trae esa realidad a Fiare es precisamente toda nuestra base social, por ello queremos mimarla mucho. Nosotros no podemos abrir sucursales en lugares en los que no tenemos ni idea de cuál es la realidad social, cuáles son los retos de la justicia en esos lugares”.

Banca ética y crisis financiera

Los datos corroboran que mientras las entidades financieras se desplomaban en todo el planeta y los bancos y cajas solicitaban activos al gobierno, la banca ética crecía en términos generales. La disparidad de este movimiento está totalmente relacionado con el tipo de inversiones de uno y otro sector. Mientras que la banca tradicional financiaba el ladrillo y crecía sobre la especulación de las hipotecas, la banca ética se afianzaba, alejada del negocio inmobiliario y los préstamos al consumo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Hay entre otras,una publicación ” Banca Ética y Ciuda

    dania ” que está orientada ha aclarar,de qué estamos

    hablando cuando decimos ética,ciudadania,y el valor

    que eldinero,como bien social tiene. Merece la pena

    aclararnos .

    • Tienes razón María. Es importante que podamos aclarar esos conceptos, porque de esa reflexión es de donde vendrá el cuestionamiento del actual sistema financiero, y sobre todo por qué se ha perdido la idea del dinero como un bien social, dejando como unica vision generar riqueza con desigualdad.
      En la pestaña de “Documentos” colgaremos la infromación del libro que comentas por si alguien está interesado/a en saber más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: